Cómo el voto electrónico y en línea refuerza la democracia en las asociaciones

El uso del voto electrónico y en línea refuerza la democracia en las asociaciones. La digitalización de las votaciones y las asambleas permite simplificar la gestión, reducir costes y aumentar la participación activa de los miembros, garantizando la igualdad y la transparencia en la toma de decisiones.

Las asociaciones son el aglutinante social y prestan un importante servicio: aumentan el sentido de responsabilidad de la comunidad, sensibilizan sobre cuestiones importantes y son capaces de construir verdaderos círculos virtuosos. Pensándolo bien, en el contexto actual, lo mejor viene de las asociaciones, y éstas son hoy el baluarte de la defensa democrática.

Según un censo del ISTAT, en Italia hay más de 308.000 asociaciones que se extienden por todo el territorio e intervienen en ámbitos muy diversos, desde asociaciones culturales y deportivas hasta organismos dedicados a la educación y la investigación.

Asociaciones y estatutos

Toda asociación tiene una escritura de constitución o estatuto, es decir, el contrato por el que los miembros acuerdan las normas fundamentales sobre la vida de la entidad, su funcionamiento, organización interna y fines sociales: toda asociación se construye y fundamenta en la puesta en común de valores, intenciones y prácticas. La democraticidad es una de las características fundamentales y cualificadoras de una asociación. Por eso es tan importante la participación de cada miembro y abonado, y el voto de todos puede marcar la diferencia.

Los estatutos y reglamentos prevén numerosas votaciones y asambleas deliberativas, como elecciones de Juntas Ejecutivas, Juntas Directivas, Elecciones del Presidente, Aprobaciones de presupuestos y estados financieros, etc., cuyos resultados tienen un gran impacto en la vida y el futuro de la propia asociación. Por este motivo, su gestión y organización es un momento delicado pero también estresante, teniendo en cuenta la carga de trabajo que requiere este tipo de actividad y la necesidad de implicar a todos en el proceso democrático.

Votación digital: reducir costes, aumentar la participación

Entonces, ¿cómo pueden las asociaciones reducir el tiempo, los costes y la organización de las votaciones y las asambleas y, al mismo tiempo, aumentar la participación activa de sus miembros en esos momentos?

Abandonando sistemas obsoletos y optando -como también prevé la Reforma del Tercer Sector- por la integración de las tecnologías digitales en todos los aspectos de la actividad ordinaria -incluida la organización de votaciones y asambleas- adecuados para garantizar la conocibilidad y la transparencia a favor del público y de sus miembros (art. 41).

En efecto, la digitalización de las operaciones de votación permite una gestión simplificada y centralizada de los actos electorales en línea, presenciales o mixtos; garantiza un ahorro de más del 80% en los costes de las votaciones o asambleas; crea condiciones de igualdad para todos los afiliados, independientemente de su cargo o circunstancias al permitir que cualquier persona pueda votar desde cualquier lugar y dispositivo durante las jornadas electorales; agiliza el proceso de toma de decisiones, reduciendo el tiempo necesario para alcanzar el consenso.

Por lo tanto, el voto digital no será una tendencia del futuro, sino una herramienta imprescindible para las elecciones de las asociaciones.