Cómo votar en línea conforme a la ley

El voto en línea como nueva experiencia de voto: desde las características organizativas hasta los criterios de votación, transparencia, seguridad, secreto e inequívoco. Un modelo inspirado y fiel al ordenamiento jurídico constitucional de nuestro país.

El voto en línea como nueva experiencia de voto: desde las características organizativas hasta los criterios de votación, transparencia, seguridad, secreto e inequívoco. Un modelo inspirado y fiel al ordenamiento jurídico constitucional de nuestro país.

Voto electrónico: el futuro cada vez más lejano

En un momento histórico de grandes cambios, la preferencia del medio Internet sobre el físico se ha convertido en un hábito nuevo y popular.

Desde el streaming a las compras online, desde las videollamadas con familiares a Alexa, ese mundo llamado Internet se ha convertido cada vez más en parte de nuestras vidas, se ha abierto paso en nuestros hogares y aún más en nuestros lugares de trabajo.

Hoy en día, la nueva normalidad consiste en marcar la casilla de privacidad, aceptar las cookies y conectarse a sitios web sin ni siquiera tener que teclear un nombre de usuario y una contraseña, participar en videoconferencias y seminarios web, audiencias en línea y reuniones de condominio, todo ello mientras se comparte el rostro, la voz, la información y los documentos con personas que están al otro lado de la pantalla.

No es tan absurdo preguntarse si estas citas digitales de las que nos hemos convertido en protagonistas son realmente seguras.

Voto a distancia: una nueva realidad

Que la pandemia ha afectado a nuestros hábitos e influido en el funcionamiento de las democracias no es ninguna novedad.

Gracias a Covid 19, las reuniones telemáticas, las asambleas en línea y el voto a distancia se han convertido en una realidad cada vez más práctica y viable.

Hasta la fecha de finalización del estado de emergencia, de hecho, para contrarrestar y contener la propagación del virus, como también se regula en el Art. 106 del DL n.18 publicado en el Boletín Oficial del Estado, los ayuntamientos de los municipios, provincias y ciudades metropolitanas, consejos municipales, escuelas, empresas, fundaciones y asociaciones que no hayan regulado la celebración de sus reuniones por videoconferencia, podrán reunirse en línea respetando los criterios de transparencia y trazabilidad, tal y como establece el Art. 27 del Decreto «Curar Italia», Decreto Ley n.º 18/2020, convertido por la Ley n.º 27/2020, sancionando una vez más el sacrosanto derecho al voto. A distancia.

Esta disposición fue modificada por el Decreto Ley nº 77/2021 (artículo 38-bis, apartado 10), que amplió la experimentación del voto electrónico también a las elecciones regionales y locales, a reserva de la necesaria adaptación que deberá llevarse a cabo antes del 31 de octubre de 2021 para permitir la experimentación para la ronda electoral de 2022.

La experimentación del voto en línea se limita a los modelos que garantizan el ejercicio concreto del derecho de voto por parte de dos categorías específicas de electores: los italianos en el extranjero y los electores que, por motivos de trabajo, estudios o tratamiento médico, se encuentran en un municipio de una región distinta de la del municipio en cuyo censo electoral están inscritos.

Las modalidades de aplicación de la utilización del Fondo y la experimentación correspondiente se delegan en un decreto del Ministro del Interior, que se adoptará de acuerdo con el Ministro de Innovación Tecnológica y Digitalización.

Esta medida fue adoptada por el Decreto Ministerial de 9 de julio de 2021, por el que se aprueban las Directrices para la experimentación de métodos de voto electrónico.

El 21 de octubre de 2021 se promulgó un nuevo decreto ministerial, complementario del anterior, para dictar las modalidades de aplicación de la experimentación a las elecciones regionales y locales, según lo dispuesto en el Decreto Ley 77/2021.

De acuerdo con las directrices para la experimentación de métodos de votación digital, concretamente las disposiciones contenidas en el artículo 5 «Garantías del sistema», el sistema de votación electrónica deberá cumplir las siguientes peculiaridades:

  • Elegibilidad: sólo los votantes elegibles pueden participar en el voto electrónico, a través de un proceso de autenticación seguro.
  • Unicidad: los votantes elegibles sólo pueden votar una vez.
  • Secreto: el voto es secreto, y nadie que participe en el proceso electoral puede descubrir el voto de un elector o relacionar el voto con el elector.
  • Verificabilidad universal: cualquier sujeto, incluido un observador pasivo, puede verificar que el resultado de las elecciones es correcto.
  • Verificabilidad individual (alternativa a la anterior): el votante puede verificar que su voto se ha contabilizado correctamente.
  • Inimputabilidad: no debe ser posible para ningún sujeto implicado en el sistema falsificar un nuevo voto que parezca válido a partir de un voto introducido legalmente en el sistema.
  • Imparcialidad: no debe ser posible disponer de información parcial sobre el resultado de la votación antes del recuento oficial.
  • Incoercibilidad: el sistema de votación en línea debe contrarrestar la posibilidad de coacción que un adversario pueda ejercer sobre un votante para forzar un voto determinado o inhibirlo.
  • Escalabilidad y fiabilidad: el sistema debe asegurar un funcionamiento eficaz incluso en caso de un gran número de participantes y debe garantizar el servicio incluso en caso de averías.
  • Robustez: todas las propiedades de seguridad deben mantenerse incluso en caso de comportamiento malintencionado de los implicados, incluso basado en una colusión de escala razonable.

Cómo ha cambiado el voto en tiempos de pandemia

Según publicó la Fundación Internacional para los Sistemas ElectoralesIFES, en 2020 había más de 100 países que llamaban a los ciudadanos a votar. Y aunque algunas votaciones fueron efectivamente canceladas, las que se produjeron tuvieron que seguir necesariamente nuevas directrices y limitaciones, siguiendo el ejemplo de la votación del Senado de Liberia unos años antes.

De hecho, en 2014, tras la anulación de dos elecciones a causa del virus del ébola, Liberia elaboró un reglamento de medidas cautelares y excepcionales que llevó al Estado a organizar votaciones regulares y a esbozar también un vademécum de normas para votar en tiempos de pandemia.

Desde la reorganización de los colegios electorales hasta el suministro de material desinfectante, pasando por la adopción de procedimientos específicos para la entrega de las papeletas y el espaciamiento de las mismas para evitar aglomeraciones, las nuevas normas de acceso a las urnas introdujeron también un concepto tan actual que podría considerarse obvio: la introducción del voto por correo y, sobre todo, del voto electrónico.

Voto en línea y fuera de línea. Antecedentes históricos

En Italia, como en el resto del mundo, el ordenamiento jurídico constitucional es el modelo de referencia para las votaciones corporativas, comunitarias o asociativas realizadas por vía electrónica.

Tanto en las asambleas físicas como en las virtuales, los órganos de representación siguen el modelo de las asambleas electivas y deben estar compuestos necesariamente de la siguiente manera:

  • Participantes
  • Órgano ejecutivo
  • Representante legal


El mismo esquema piramidal se encuentra en otros tipos de asambleas, como en las votaciones entre condominios, donde los órganos se subdividen en Condóminos, Directores, Administrador; en las empresas compuestas por Accionistas, Consejo de Administración, Director General; finalmente en las asociaciones compuestas por Miembros, Consejo de Administración, Presidente.

¿Cómo votar a distancia? Un rápido análisis

Para votar en línea de conformidad con la ley, es necesario seguir unas directrices específicas de gestión, convocatoria y validez, tal como se establece en el artículo 97 del Decreto Legislativo nº 267 de 18 de agosto de 2000.

Empezando por la convocatoria de los votantes, que en una reunión en línea no puede consistir en un anuncio en el local, sino que debe evolucionar necesariamente hacia soluciones verificables, ya sean físicas, como una carta común, o telemáticas, como el correo electrónico o los mensajes.

Los pormenores de la convocatoria pueden resumirse así:

  • Fecha
  • Hora
  • Orden del día
  • Lugar físico de la reunión (como exige el artículo 2366 del Código Civil)
  • Modalidades de participación

En las elecciones en línea, al igual que en las votaciones en línea para asociaciones, empresas y similares, la identificación de los distintos miembros y el ejercicio del derecho de voto deben garantizarse mediante un secretario o notario que levante acta.

Así, aunque no se exige que el presidente, el secretario o el notario estén en el mismo lugar durante la reunión, ésta debe estar legitimada por un representante legal capaz de validar los votos y las decisiones adoptadas fuera del órgano pertinente.

Cómo votar en línea conforme a la ley: identificación en la votación electrónica

Tanto en las asambleas como en las votaciones en línea, cada participante debe y sólo puede acceder a la sesión si se le proporcionan las credenciales de acceso a la plataforma.

Las plataformas de votación en línea más avanzadas ofrecen a los participantes una zona virtual comúnmente denominada «sala de identificación» en la que el usuario, mediante reconocimiento facial y con su documento de identidad, puede validar su presencia.

A esto le siguen procedimientos de autenticación fuerte, en los que además del nombre de usuario y la contraseña, se requiere la autenticación de cada sujeto a través del móvil.

Algunas plataformas telemáticas permiten utilizar herramientas de control de asistencia y, en caso de que los socios consientan el tratamiento de imágenes, los representantes legales pueden realizar capturas de pantalla de las personas presentes, para adjuntarlas al acta como constancia de asistencia.

Para evitar que la junta sea impugnada verbalmente, la verificación y el acceso de los accionistas deben realizarse de conformidad con las normas.

Por ello, es aconsejable que los responsables y gestores de la plataforma informática, miembros encargados del control y organización de la junta, se encuentren en el lugar físico indicado en la convocatoria.

Privacidad, inalterabilidad y transparencia: 3 criterios esenciales para el voto en línea

Nuestro ordenamiento jurídico es un gran ejemplo para todo lo que concierne a la «vida» en línea. Por supuesto, en lo que respecta a las reuniones en línea, el voto a distancia debe ser secreto, inmutable, irrepetible y transparente.

El anonimato en las asambleas virtuales está garantizado por el sistema criptográfico de extremo a extremo que hace imposible vincular el voto y el votante y que, con el sistema de doble clave, impide tanto la posibilidad de emitir un segundo voto como de cambiar el voto emitido. Se recomienda el acceso a esta plataforma a través de VPN para evitar ataques de terceros.

La plataforma de votación debe estar dotada de un cortafuegos de protección y protocolo https. Para mayor seguridad, es recomendable realizar DPIA – Data Protection Impact Assessment, sobre el proceso de montaje.También es posible grabar las sesiones, preferiblemente físicamente y sin conexión a la red, protegiéndolas con encriptación.

No menos importante, para garantizar la legalidad del voto, es necesario que los servidores estén ubicados en la Unión Europea, en cumplimiento del Reglamento Europeo de Privacidad 679/2016.

¿Cómo votar en línea conforme a la ley? Consejos prácticos

La palabra «urna» siempre ha sido sinónimo de elecciones y referendos.

Pero en ausencia de éstas, es decir, cuando no son realmente físicas, su variante virtual puede considerarse no sólo una herramienta antivirus, sino también una alternativa eficaz, utilizable, segura y gratuita.

Ya sea para empresas, asociaciones, cooperativas, universidades, para asambleas virtuales o votaciones online, con las plataformas de reuniones y votaciones cualquiera puede crear y gestionar elecciones a distancia de acuerdo con la ley.

Los requisitos básicos que deben cumplirse para una votación en línea conforme a la ley son:

  • Credenciales de acceso para usuarios individuales
  • Creación de varias salas virtuales para permitir la correcta identificación de los participantes individuales
  • Creación de un puesto de control físico para los responsables de la sesión
  • Imposibilidad de identificar al votante
  • Cifrado de extremo a extremo de las comunicaciones y de la máquina local
  • Servidores y centros de datos ubicados en la Unión Europea

¿Es usted administrador? Descubra cómo poner en marcha su urna o asamblea virtual

Si bien es cierto que una urna digital puede resultar más sencilla para los votantes que una física, la creación de una urna digital también puede ser más fácil para el administrador de la urna:

  • Crear la papeleta
  • Introducir la información de la papeleta
  • Configurar la papeleta
  • Insertar candidatos
  • Introducir la lista de votantes

A continuación, el administrador sólo tiene que ocuparse de abrir la papeleta y cerrarla el día señalado, para obtener inmediatamente los resultados de la votación.