Voto digital en las universidades

Más del 70% de las universidades italianas utilizan el voto electrónico y en línea a través de la solución Eligo, cubriendo diferentes tipos de elecciones, desde la elección del rector hasta las elecciones estudiantiles. Las ventajas son la autenticación inmediata, la automatización de los controles de identidad y la rapidez del recuento, que ahorran tiempo y recursos.

Voto digital en las universidades

Más del 70% de las universidades italianas utilizan el voto electrónico y en línea. Entre las últimas se encuentra el Politécnico de Milán para la elección del nuevo rector el 10 de noviembre de 2022. 

Ya en 2017, Eligo desarrolló una solución dedicada a las universidades para cubrir todas las votaciones reglamentarias presenciales, en línea o de forma híbrida. Estos van desde las elecciones de estudiantes, las elecciones del Senado Académico, las elecciones del CDA y las elecciones de presidentes de curso hasta las elecciones de jefes de departamento y rectores. Hoy en día, el voto electrónico y en línea es una práctica cotidiana en las universidades, que son cada vez más un vehículo de innovación en democracia digital.

Claudia Troiano, persona de contacto de Eligo para las elecciones universitarias, nos lo cuenta con detalle.

Empecemos por el principio: ¿qué votan las universidades?

Las elecciones que se celebran en este ámbito tienen lugar a muchos niveles. Empezando por las elecciones al Rector, que afectan a toda la universidad, pasando por las elecciones de los estudiantes a los órganos centrales y periféricos (incluida la fase de presentación de listas y candidatos), hasta las elecciones más sectoriales e internas dentro de cada órgano, como las de los directores de departamento, hasta las elecciones de presidentes o coordinadores de curso individuales, o incluso las votaciones que se celebran dentro de los consejos.

¿Cuántas universidades votan con Eligo?

Según los datos del MIUR, en Italia hay 97 universidades, de las cuales 67 son estatales, 19 no estatales legalmente reconocidas y 11 no estatales telemáticas legalmente reconocidas. Más del 70% de las 97 universidades italianas votan con Eligo.

¿Cómo utilizan Eligo las universidades?

Las universidades pueden utilizar Eligo para llevar a cabo cualquier tipo de votación y también las fases que las preceden, como la fase de presentación de listas y candidatos, para la que disponemos de una plataforma específica. Las modalidades también son múltiples y flexibles. De hecho, gracias a la solución dedicada, ELIGO Portale, las universidades pueden hacer uso de integraciones como el SSO, útil para permitir una autenticación segura y rápida para el voto telemático, manteniendo el carácter sectorial y garantizando el respeto a la privacidad de los distintos órganos.

La posibilidad de entregar también las credenciales por correo electrónico o de habilitar a los votantes en los colegios electorales permite celebrar elecciones de forma híbrida o totalmente presencial, habilitando colegios físicos para la fase de votación pero manteniendo la seguridad y rapidez de un voto digital (como el voto inmediato). Algunas universidades optan por utilizar Eligo de forma totalmente autónoma, mientras que otras eligen la modalidad de externalización total, confiando a Eligo todas las fases, desde la configuración hasta el recuento.

¿Qué características aprecia más y cuáles son las ventajas del voto electrónico y en línea para las universidades?

Sin duda, una ventaja de la solución Eligo dedicada a las universidades es la integración que permite el acceso a través de las credenciales de la universidad, permitiendo la autenticación inmediata tanto para el personal docente como para los estudiantes, incluso en el caso de elecciones con grandes volúmenes como las elecciones estudiantiles que implican a decenas de miles de votantes y cientos de organismos. Además, la posibilidad de automatizar los controles de identidad y el cumplimiento de la normativa en lo que se refiere, por ejemplo, a la fase de firma de listas sin tener que intervenir con controles manuales y costosos.

Por último, una gran ventaja es la fase de escrutinio y recuento, que en Eligo se realiza de forma totalmente automática y muy rápida, desde unos segundos para las votaciones más pequeñas hasta unos minutos para las más grandes. Esto permite a muchas universidades realizar votaciones en directo con el alumnado, incluso inmediatamente después de que se haya cerrado la votación. Cuando hablamos de elecciones estudiantiles, como ya se ha anticipado, estamos hablando de votaciones en las que participan cientos de cuerpos e incluso decenas de miles de estudiantes, por lo que la automatización de estos procesos garantiza un importante ahorro de tiempo y recursos y minimiza los errores debidos a la intervención humana.