Voto en línea VS voto en papel: ahorro y sostenibilidad

El voto presencial en papel conlleva importantes gastos de impresión de papeletas y de participación de los representantes electorales en los colegios electorales. En cambio, el voto por internet reduce el consumo de papel y simplifica el proceso de votación, generando un importante ahorro de tiempo y dinero.

La votación tiene lugar principalmente mediante papeletas y urnas, en presencia de representantes electorales. Sin embargo, en los últimos años, el voto por internet se ha hecho cada vez más popular en organismos públicos y privados, ofreciendo a los electores una alternativa cómoda y accesible a los sistemas tradicionales.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre el voto presencial en papel y el voto por Internet? Veamos las diferencias entre estos dos métodos de votación desde la perspectiva del ahorro y la sostenibilidad.

Voto en papel

El voto presencial en papel requiere la impresión de una gran cantidad de papeletas, que a menudo se eliminan de forma insostenible. Además, la preparación y gestión del voto reglamentario requiere un gran esfuerzo logístico y la presencia de representantes electorales en los colegios electorales o puntos de votación. Este proceso es ciertamente oneroso e implica el despliegue de muchos recursos, tanto humanos como financieros.

Voto en línea

Por otro lado, la votación en línea sólo requiere una conexión a Internet y un dispositivo como un ordenador o un smartphone; esto reduce en gran medida la cantidad de papel utilizado, el consumo de energía y la reducción de emisiones de CO2 debidas a los traslados a los colegios electorales, a menudo desplazados.

Además, el voto en línea puede gestionarse de forma centralizada desde una única plataforma, lo que agiliza y simplifica todo el proceso de votación, la puesta en marcha del acto electoral, especialmente para los administradores. La conveniencia del voto por Internet es, pues, indiscutible, ya que no obliga a acudir a un colegio electoral y los electores con derecho a voto pueden emitir su voto sin tener que desplazarse ni esperar horas a que llegue su turno.

Proceso de digitalización

Conscientes de estas ventajas, muchas organizaciones se han embarcado en un proceso de digitalización de sus votaciones y asambleas, encontrando un importante ahorro en tiempo de preparación y gestión, una reducción significativa de costes y recursos relacionados con el acto electoral/asamblea, pero sobre todo una simplificación en la gestión antes, durante y después del acto electoral garantizando la máxima seguridad y legalidad de la votación.

Gracias a las experiencias y comentarios de los clientes de Eligo, hemos calculado el ahorro de tiempo y costes de una votación en línea frente a una votación presencial en papel para elecciones de 200, 500 y más de 1000 votantes, centrándonos en los días previstos antes, durante y después de la votación, el coste del personal implicado y las partidas de costes como el franqueo para las comunicaciones a los votantes y la impresión de papeletas.

He aquí los resultados de la comparación entre el voto presencial en papel y (sólo) el voto en línea:

Voto en papel200 votantes500 votantes1000 votantes
N. Días dedicados a la gestión de todas las fases previas, durante y posteriores a la votación111325
Gastos de personal2.750 €3.250 €6.250 €
Gastos de manutención (impresión de papeletas, franqueo, alquiler de salas…)2.084 €3.906 €10.630 €
Total4.834 €7.156 €16.880 €
Votación en línea200 votantes500 votantes1000 votantes
N. Días dedicados a la gestión de todas las fases a través de Eligo234
Coste de personal500 €750 €1000 €
Coste licencia software Eligo306 €493 €770 €
Total806 €1.243 €1.770 €

N.B. A través de una plataforma de votación electrónica y en línea sigue siendo posible celebrar votaciones y asambleas presenciales o híbridas. Lo que cambia es la digitalización de todo el proceso electoral y la expresión del voto de los electores elegibles a través de sus propios dispositivos o de dispositivos proporcionados por la organización.